El Sleeve es un procedimiento bariátrico reciente (menos de 10 años) que viene evolucionando con gran aceptación global y buenos resultados en múltiples centros nacional e internacionalmente. Consiste en la construcción de un nuevo estómago en forma de un tubo fino a través de la eliminación del 70% al 80% del estómago original, lo que restringirá la ingesta alimentaria. También presenta un control hormonal del hambre por reducir la producción de grelina.

VENTAJAS:

• No excluye el duodeno del tránsito alimentario, por lo que no interfiere en el lugar de absorción de hierro, calcio, zinc y vitaminas del complejo B, disminuyendo la necesidad del uso de vitaminas a largo plazo
• Puede ser transformada, en caso de fracaso, en cualquier otra técnica bariátrica regulada
• Permite el acceso a las vías biliar y pancreática por métodos endoscópicos habituales
• No necesita anastomosis o rotación del intestino.

DESVENTAJAS:

• Método irreversible, que puede producir complicaciones de alta gravedad y difícil tratamiento, como fístula junto al ángulo de Hiss (esofagogástrico), aunque en baja incidencia.

• A pesar de que existen datos que demuestran una pérdida de peso aceptable (mejor que la banda gástrica ajustable), esta pérdida parece ser menor que en otros procedimientos derivados como el Bypass Gástrico.
• Sus resultados a largo plazo con respecto a la duración de la pérdida de peso y el control de la diabetes y enfermedades asociadas, no son todavía totalmente conocidos.
• Se tiende a empeorar la enfermedad del reflujo gastroesofágico en algunos pacientes debido a la pérdida de los mecanismos antirreflujo, pudiendo requerir un nuevo procedimiento quirúrgico (cirugía revisional) en un porcentaje muy bajo.

Ver el vídeo explicativo